• warning: preg_match(): Compilation failed: regular expression is too large at offset 69574 in /usr/home/guitarrista000/www/includes/path.inc on line 251.
  • warning: preg_match(): Compilation failed: regular expression is too large at offset 69574 in /usr/home/guitarrista000/www/includes/path.inc on line 251.
  • warning: Invalid argument supplied for foreach() in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/query.inc on line 933.
  • warning: Invalid argument supplied for foreach() in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/query.inc on line 908.
  • warning: Invalid argument supplied for foreach() in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/query.inc on line 933.
  • user warning: You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'FROM twitter twitter LIMIT 0, 5' at line 2 query: SELECT FROM twitter twitter LIMIT 0, 5 in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/view.inc on line 807.

  Artistas  

Icon Mié, 20/10/2010 - 08:33

Entrevista a Salvador Dominguez

Los viejos rockeros nunca mueren

 

Sin pretender ofender su juventud, hemos de reconocer que Salvador Domínguez(Madrid, 1953, autor de"Psicópatas del mástil" o "La jungla de las seis cuerdas" ) es ya un guitarrista consagrado, con un bagaje musical y personal admirable. La mayoría de nosotros no habíamos nacido, o aún nos sonaban los mocos, cuando este pionero ya intentaba introducir en España el Blues de John Mayall, en aquella época en que The Beatles eran rechazados por llevar el pelo largo. 


Salvador Domínguez es un personaje útil. Guerreando a través de casi 5 décadas, ha hecho casi todo lo que se puede hacer por la guitarra y por la música en general. A modo de ejemplo, y sin ser exahustivos: Ayudó a introducir la música inglesa y norteamericana en nuestro país. Luego aportó calidad y seriedad al instrumento de la guitarra a través de sus trabajos discográficos. De paso compuso temas como "Reina de la Noche", uno de los himnos de juventud de muchos de nosotros. Más tarde interrumpió voluntariamente su carrera musical para regalarnos unas magníficas obras educativas para guitarristas ("En la jungla de las seis cuerdas", "Psicópatas del mástil"...) amén de obras de historia de la música moderna, contadas en primera persona. Y hace unos cuantos meses sacó un disco, New Flower Power. Un personaje útil. Utilidad en grado superlativo.

 

En este topic ya hemos hablado de él. 

 

Hemos charlado un rato con él y aquí transcribimos la entrevista, en la que nos desvela que está trabajando en un nuevo disco y en un nuevo libro. Salvador demuestra unos conocimientos enormes sobre el panorama musical actual. 

 

Esperamos que aprendáis y os divirtáis tanto como nosotros. ¡Gracias Salvador!

 

 

 

Gorg: Salvador, cuéntanos cómo fuiste a parar al mundo de la música.

Salvador Domínguez: Ese mundo pasó por delante de mi puerta en 1964, y salí corriendo a pillarlo. Me pareció demasiado fascinante como para dejarlo escapar. Con 11 años estaba decidido a hacer de ello mi vida, pero, claro, los sueños no siempre se realizan como uno quiere y me costó muchos años y muchos esfuerzos poder entrar en él. No me convertí en profesional del rock hasta seis años más tarde, en diciembre de 1970. Desde entonces me gano la vida con ello.

 

Gorg: Sabemos que tus primeras influencias fueron grupos Dick Dale & The Del-Tones, The Surfaris, The Challengers y The Chantays, ¿ha quedado algo de todo eso?

Salvador Domínguez: Recuerdos de lo difícil que me resultaba poner un acorde con cejilla (risas), y, por lo tanto, una enorme simpatía y comprensión hacia los que empiezan a tocar la guitarra o a interesarse por la música.

 

Gorg: Creo que fue el genial Kitflus quien dijo que nunca viviría lo suficiente para poder agradecer a su padre que le hubiera comprado un piano. ¿tienes la misma sensación? ¿cómo fue eso de empezar y qué le dirías a los más jóvenes?

Salvador Domínguez: No, no tengo la misma sensación, pues tuve que dar el coñazo a lo bestia para que mis viejos me comprasen una guitarra y un amplificador. Jugaba en mi contra el hecho de que los guitarristas de rock más famosos aparecían en los medios de comunicación no por sus logros artísticos, sino por sus juergas y desmadres, o por haber sido detenidos en posesión de drogas, y, claro ...

Un padre podía pensar que su hijo no se descarriaría tanto si le compraba un piano, que es un instrumento más "docto" o "señorial" a ojos de la sociedad, lo cual es absolutamente falso, pues pocos rockeros han sido más golfos que Schubert, Schumman, Litz, Debussy o Satie, por citar sólo unos ejemplos. Y no hablemos de los pianistas de "stride" de Harlem de los años 1920 y 1930 (James P. Johnson, Willie `The Lion'Smith o Fats Waller), o de los maravillosos lunáticos del bebop de los años 1940, encabezados por Thelonious Monk.

Aprovecho la ocasión para agradecerle también al padre de Kitflus que le comprara un piano a su hijo, pues con ello hizo una grandísima contribución a la música de nuestro país. Josep es un músico excepcional.

 

Gorg: Cuéntanos algo de tu experiencia en grupos como Los Pekenikes o Los Canarios. ¿con qué banda te sentiste más a gusto?

Salvador Domínguez: Aquello era una orgía de actuaciones, viajes, más actuaciones, miles de ensayos, grabaciones, apariciones en televisión y mucho, pero que mucho aprendizaje por mi parte. también de fiesta y desmadre. tenía 18 años y muy interiorizada mi condición de guitarrista de rock, por lo que la música iba unida al descontrol vital, que no musical, que se le supone a esta profesión.

Musicalmente, me sentía más realizado con los Canarios, pues era una banda que estaba mucho más en consonancia con mis gustos. Trabajar con Teddy Bautista, cuya mentalidad estaba años luz por delante del resto de músicos españoles, era un auténtico lujo. En cuanto a lo personal, tuve la suerte de tener como maestros a los músicos de dos de las mejores bandas españolas de los años 1960, y también a Miguel Ríos, y eso es algo que nunca podré agredecerles lo suficiente, aunque mis juergas nocturnas en los hoteles les impidieran dormir a gusto. Pero no pasa nada, ya les pedí perdón en su momento y fueron muy comprensivos conmigo (risas).

 

Gorg: ¿La música es negocio o es cultura? y no nos vale que contestes fifty-fifty.

Salvador Domínguez: Ni una cosa ni la otra. Para mí­, la música es pura diversión. Pasarlo bien escribiendo canciones, arreglándolas, ensayándolas y grabándolas. Pasarlo mejor todavía interpretándolas sobre un escenario, con la basca enloquecida, rockeando a tope ... y luego celebrarlo con tus compañeros. El dinero, la fama, y todo eso me lo tomo como una recompensa por el trabajo bien hecho, pero nunca como un fin en sí­ mismo.

Veo la música como un arte fascinante, y si a alguien ese arte puede parecerle cultura, pues muy bien. Personalmente, detesto los corporativismos, las ayudas oficiales, los homenajes públicos, los círculos del poder y toda esa mierda. No quiero parecer petulante, o insensato, pero lo que más me interesa es la creatividad, y me da lo mismo las herramientas que uno emplee en ello, ya sea un instrumento musical, un pincel, un lápiz, un compás o una cámara fotográfica o de cine. Siempre pienso en gente como Picasso, Kandinsky, Paul Klee, Kirchner, Jean Cocteau, Murnau, Fritz Lang, Eisestein, Man Ray, Marcel Duchamp, Stravinski, Prokofief ..., expresionistas y maestros del surrealismo que siguen iluminando mi camino. Me formé como músico empapándome de la música de los Yardbirds, de los Bluesbreakers de John Mayall, de Cream, Jimi Hendrix, Jim Morrison, John Lennon, Led Zeppelin y todo aquello, sí­, pero también dedicaba muchas horas a leer buenos libros, ver mucho cine y a asistir a obras de teatro francamente delirantes.

 

Gorg: ¿Cómo fue, y como es, el panorama musical dentro del rock de este país? ¿Hay buen rollo a la hora de echar una mano unos a otros??

Salvador Domínguez: Bastante difícil es ya de por sí­ hacer rock como para, además, pretender que los "valientes" que se dedican a ello tengan que estar pendientes los unos de los otros.

El de los músicos es el gremio más insolidario que existe. ¿Alguna vez has visto una huelga de músicos reclamando su derecho al trabajo? Yo no.

A los compañeros de otros gremios: cine, teatro y demás, sí­ que los veo más dispuestos a la hora de sacarle tajada a un Gobierno. Los músicos de rock somos francotiradores furtivos, parapetados tras un muro o una ventana, disparando para sobrevivir, siempre atentos a que no se te acabe la munición. aún así­, la relación entre nosotros es inmejorable, al menos entre los que sabemos de qué va esto y lo efímero y caprichoso que es todo.

Hay que tener presente que para los que viven exaltados en el lado oscuro de la intolerancia somos unos "titiriteros untados" (Rajoy dixit). qué adjetivo merecerán entonces los numerosos políticos y caciques del ladrillo condenados por falsedad de documento público, prevaricación y cohecho. ¿Gente de orden que vela por los intereses del pueblo? No. Son unos motherfuckers con mucha jeta (risas). Yo les recomendaría cambiar de discurso, de sastre y peluquero (más risas).

 

Gorg: Háblanos de tu equipo actual, guitarras amplis y efectos...

Salvador Domínguez: Las guitarras son las de toda la vida. Los amplis también. Y los efectos, cuantos menos mejor. Lamento no ser más expresivo en este asunto, pero para qué cambiar si estoy muy a gusto con lo que llevo.

Soy de la opinión de que, en lo relativo a guitarras y amplificadores, no ha habido cambios sustanciales desde que Leo Fender y Jim Marshall fabricaron sus primeras creaciones. Y conste que me encantan determinados modelos de amplificadores de las marcas Riviera, VHT, Crate, Randall, Mesa, Laney, Trace Elliot, Hughes & Kettner y Carvin.

No suelo utilizar guitarras midi, porque aunque las ajustes de puta madre, siempren tienen un retardo a la hora de grabar. Es preferible utilizar un teclado, que es mucho más fiable, si hablamos en ti©rminos profesionales. A propósito, y por favor no se lo cuentes a nadie: debo confesar que una noche oriné sobre una guitarra midi que tenía Jimmy Page en su estudio en Cookham, donde grabamos el primer LP de Tarzen. está¡bamos celebrando la finalización del disco, íbamos algo excitadillos, y pensé que no podía permitir que una gloria del hard rock, como él, usara aquel artefacto diabólico (risas). Nunca le pedí disculpas por mi desfachatez, pues es insultantemente millonario, como corresponde a un músico de su talento y su categoría. Tampoco creo que se enterara mucho, pues al día siguiente Jimmy salía para las las Bahamas y el pedo que llevábamos era gordo.

 

Gorg: Qué piensas de la calidad de los instrumentos que se fabrican ahora ¿te molestas en ir a las tiendas a probar nuevas cosas?

Salvador Domínguez: Cada vez que paso a comprar cuerdas me enseñan las últimas novedades, y pruebo las que creo que son más interesantes. además, desde hace muchísimos años soy un voraz consumidor de revistas especializadas para músicos y productores, ya sean en inglés, en castellano o en arameo.

 

Gorg: Dime un grupo español y otro extranjero actuales

Salvador Domínguez: Vargas Blues Band y Rata Blanca.

 

Gorg: ¿Y en cuanto a guitarristas?

Salvador Domínguez: El desaparecido Pappo, Adib Castah, Javier Vargas, Raimundo Amador, Walter Giardino, David Lebón, Claudio Gabis, ílex Lora, Jero, Rosendo, Armando de Castro, Paco Ventura, Carlos Raya, Alberto Cereijo, Jorge Salán, Jorge Martínez, Ariel Rot, Jaime Stinus, Antonio Vega, Josele Santiago, Francisco Simón, Max Sunyer, John Parsons, Antonio García de Diego, José Antonio Romero. ...

Como verás, te estoy nombrando guitarristas de habla hispana, sin preocuparme de mirar su pasaporte.

 

Gorg: ¿Cómo y por qué se te ocurrió ponerte a escribir libros y métodos didácticos para guitarristas?

Salvador Domínguez: La idea surgió en Dallas, Texas, en 1986, por iniciativa de Dave Dee, el mí¡nager de Tarzen. El hombre me vio practicando guitarra en la habitación del hotel, rodeado de un montón de partituras y anotaciones, y me dijo: "porqué no haces un libro con todo eso y así­ te evitas el tener que ir cargado de papeles a todos sitios." Una lucecita se encendió en mi cabeza y empecé a trabajar en ello. Dos años más tarde, terminaba mi primer mí©todo "En la Jungla de Seis Cuerdas" en un apartamento en Buenos Aires. Cuando el libro salió a la venta en españa, la editorial facturó 40.000 ejemplares en 4 semanas, una barbaridad, teniendo en cuenta que se distribuía exclusivamente a través del catálogo de Discoplay.

Dentro de todo, fue algo bastante lógico, pues en nuestro país no se había publicado nada parecido, a pesar de existir una enorme afición por la guitarra de rock; mientras, en Estados Unidos veía a niños de 12 años analizando partituras de Eddie Van Halen, Randy Rhoads, Yngwie Malmsteen, Steve Vai y otros fieras. Había que hacer algo al respecto. ¿No te parece?

 

Gorg: ¿Qué se te da mejor: tocar, componer, enseñar o escribir?

Salvador Domínguez: Me fascinan las cuatro actividades, pero no te puedo decir qué es lo que mejor se me da. Eso se lo dejo a la gente que viene a nuestros conciertos, y a los que compran mis discos, mis mí©todos de guitarra, y mis libros sobre historias de la música. A propósito: muchas gracias a todos.

 

Gorg: Háblanos de españa y Latinoamérica, ¿qué países destacan en el mundo del rock y de la guitarra eléctrica?, vamos a ver si picamos al personal.

Salvador Domínguez: Bueno, hace años que mantengo contacto con bandas y músicos latinoamericanos, a los que he tenido el gusto de conocer en mis viajes. En la actualidad, me interesan bastante más que cualquier banda que pueda aparecer en el mercado anglosajón, pues éste se ha vuelto demasiado previsible y repetitivo, para mayor gloria de la MTV.

 

Gorg: ¿Te atreves a ir país por país?

Salvador Domínguez: Claro, dispara

 

Gorg: México.

Salvador Domínguez: Gracias a los Teen Tops es la cuna del rock en castellano, tiene ahora mismo una serie de grupos fieles a ese espíritu libertario tan ti­pico suyo. Plasman una música que no desentonaría entre los murales revolucionarios de Rivera, Orozco y Alfaro Siqueiros, y creo que ése es el mejor piropo que se les puede echar.

 

De lo último que ha salido en ese país, me ha sorprendido muy gratamente Kariello, un guitarrista y compositor francamente interesante. también otros guitarristas como Tonio Cruz y César Huesca, y grupos de metal hardcore como Horus y Amak Kuok, que son potentísimos.

No obstante, el patriarca de toda la movida hardrockera mexicana es el guitarrista ílex Lora, que me parece un músico de lo más creativo y honesto. En su momento, también me parecieron interesantísimas bandas como Ritmo Peligroso, Santa Sabina, Cuca, Resorte, La Flor del Lingo, La Barranca, La Castañeda, Control Machete, La Parca ...

 

Gorg: Venezuela, Colombia...

Salvador Domínguez: En Venezuela y Colombia existen magníficas bandas de hard rock y heavy metal, jóvenes, potentes y creativas, que cuentan un público fiel y muy entendido, al cual se le han sumado ultimamente muchos rockeros del Ecuador, huérfanos de bandas locales que se atrevan a dar el paso definitivo, como en su momento hicieron los pop-rockeros Tercer Mundo. Ahora, y gracias a Internet, todos estos aficionados están en contacto, se apoyan, y juntos van construyendo sus sueños. Aprovecho para mandar un saludo a mis amigos de la XTrema, una poderosísima banda bogotana, y a su guitarrista Alejandro David; son gente cojonuda.

 

Gorg: Saludados quedan desde Gorg. ¿Que aportaron los peruanos?

Salvador Domínguez: Perú, y muy especialmente su capital, Lima, se ha distinguido por el rock iconoclasta que en su momento virtualizaron Los Saicos, una de las primeras bandas indie en aparecer en el panorama musical hispano, y también por la categoría del legendario guitarrista Pico Aguirre, de Los Shains.

 

Gorg: Muchos argentinos han recalado en España...

Salvador Domínguez: Sí, Argentina siempre ha disfrutado de una intensísima actividad rockera. Pase lo que pase allí, gane River o gane Boca, afanen los gobiernos peronistas o afanen los radicales, año tras año seguirán apareciendo músicos notabilísimos. además, y a diferencia de lo que se hace en españa, respetan y protegen su patrimonio musical como nadie. Cualquier pendejo se sabe de memoria las letras de las canciones de Los Gatos, Manal, Almendra, Vox-Dei, Sui-Géneris, Pescado Rabioso y otras grandes bandas de finales de los años 60 y comienzos de los 70. Y además conocen su dicografía completa. Es algo envidiable.

 

Gorg: Vamos con Chile

Salvador Domínguez: Desde los tiempos de los Beatles y de los Rolling Stones, en Chile ha existido una enorme afición por la guitarra de rock y por los buenos grupos, aunque ni sus listas de éxitos ni el famoso Festival de Viña del Mar lo reflejen. Tienen una potentísima banda de heavy metal: Panzer, que lleva más de 20 años en la brecha, y una serie de nuevos grupos de power pop francamente interesantes. En su momento, me atraían mucho grupos como Criminal, Chancho en Piedra, y el rollo punk que se traían Los Tetas y Fiskales AdHok, quienes en sus inicios tuvieron el valor de llamarse Los Pinochet Boys, y encima no les pasó nada, gracias a Dios, o gracias a que la policía política, la temible DINA, nunca dio con ellos.

 

Gorg: Uno de mis antiguos profesores de guitarra es Quique Azambuya, gran músico uruguayo...

Salvador Domínguez: No tengo noticias de lo que está ocurriendo ahora mismo en Uruguay, un país que ha dado músicos magistrales (Osvaldo y Hugo Fattoruso, Esteban Hirchfeld, Rubén Rada, Eduardo Mateo, Jorge Drexler, Jaime Roos, Jorge Nasser ...) y bandas de lo más hardrockeras (Psiglo) y blusrockeras (días de Blues), pero que han tenido que emigrar a Buenos Aires, primero, y a Europa, después. Es una nación con pocos habitantes, y los boliches de Montevideo y Punta del Este no dan para mucho más. Lo último que escuché de su producción musical fueron grupos orientados hacia el reggae-ska, como La Abuela Coca y cosas por el estilo. Tengo muy buenos recuerdos de Alvacast, los reyes del heavy metal uruguayo, a los que vi actuar en un festival en Buenos Aires, en 1988, creo recordar.

 

Gorg: ¿En Cuba hay sitio para el rock?

Salvador Domínguez: Hay que quitarse el sombrero ante los grupos de rock cubanos, pues debe ser muy difícil funcionar en esas condiciones tan precarias. Mis amigos rockeros cubanos quieren que se sepa que la música que se hace en Cuba no es sólo Buenavista Social Club. El periodista y músico cubano Humberto Manduley ha escrito un libro cojonudo sobre las bandas de su país.

 

Gorg: Gracias por este ilustrativo resumen. Y cambiando de tema, ¿qué tal se adapta un guitarrista de leyenda al mundo digital?

Salvador Domínguez: Estupendamente. Las posibilidades expresivas que nos brinda la tecnología actual son alucinantes, pero lo primordial es saber hacer uso de ella. Puedes tener cientos de programas informáticos de última generación y una Colección completa de DVD's con decenas de miles de loops, pero eso no te servirá de nada si no tienes las ideas claras y sabes perfectamente qué quieres conseguir. Creo que actualmente vivimos una era musical interesantísima, en la que todo ha cambiado. Los que mejor se sepan adaptar a ella serán los que sobrevivan a su procaz voracidad.

 

Gorg: Háblanos de tu último disco, "New Flower Power".

Salvador Domínguez: Nos lo pasamos muy bien grabándolo, y ahora nos lo pasamos de la hostia tocándolo.

 

Gorg: Suena muy honesto, te deseamos la mayor de las suertes. ¿Qué vas a hacer en el futuro?

Salvador Domínguez: Seguir tocando en directo New Flower Power, escribir temas para el próximo disco, que empezaremos a grabar después del verano, e impartir varias clases magistrales que ya tengo anotadas en la agenda.

También, terminar de escribir un libro en el que llevo trabajando un par de años. Ya me queda poco. Es un análisis sobre los músicos y el negocio de la música en América antes de la aparición del rock, desde que Edison inventó el gramófono, en 1887, hasta Elvis Presley, pasando por el ragtime, el hot jazz, el blues y las big bands de swing. Es un trabajo de chinos, como ya lo fue escribir "Bienvenido Mr. Rock ..." y "Los Hijos del Rock".

 

Gorg: Esperamos ese disco y ánimo con el nuevo libro. Gracias Salvador po tu tiempo y el interés en atendernos

Salvador Domínguez: Un placer. ¡Gracias Gorg!

 

 

 

 

El disco

 

El mítico y virtuoso guitarrista Salvador Domínguez (Madrid, 1953) ha decidido volver a la carga con un nuevo trabajo discográfico tras un paréntesis de siete años dedicados a la literatura musical. Después del éxito de los libros Bienvenido Mr. Rock y Los hijos del rock, Domínguez ha vuelto a enchufar su Stratocaster para dar forma a New flower power, "un paralelismo entre las manifestaciones pacifistas que de 1966 a 1970 protestaban contra la guerra de Vietnam y las que hoy en día salen a la calle para decir No a la Guerra o enarbolar el movimiento antiglobalización". Según el autor: "está visto que en 30 años no hemos aprendido nada".

 

New flower power, está producido por el propio Salvador y la distrubición coorre a cargo de Factoría Autor, la marca discográfica de la Fundación Autor. El sonido del álbum abarca desde la música de los Beatles y los Rolling Stones a The Doors, todo ello salpicado por la sonoridad de una vieja guitarra Fender Stratocaster, como reminiscencia del flower power originario. El adjetivo new (nuevo) aparece por la utilización de loops, sampleados y programas informáticos actuales. Otra novedad en la discografía de Domínguez se encuentra en Blow, un tema en el que por primera vez en toda su trayectoria emplea una guitarra flamenca.

La Sala Arena de Madrid acogió el pasado 24 de Noviembre el concierto de presentación del álbum, en lo que fue el reencuentro de Domínguez con los escenarios. "He montando una banda potente, poderosa", cuenta este personaje al que sus padres regalaron su primera guitarra cuando tenía 12 años.

Las canciones

 

El álbum al completo está dedicado a Amnistía Internacional, al Padre Óscar Arnulfo Romero, Rigoberta Menchú, Kofi Annan, Médicos sin Fronteras y Ayuda en Acción, entre otras instituciones. Bon Jour!!!, tema con el que abre el disco, arranca con la voz del Dj Emperador Rosco -pinchadiscos estadounidense afincado en París- y enlaza con la voz de Jean Paul Sartre hablando de la paz. El tema que da nombre al disco emplea como estribillo el lema que los jóvenes pacifistas norteamericanos gritaban a su presidente contra la guerra del Vietnam ("Eh, Lyndon B. Johnson, ¿a cuántos niños has matado hoy?") y extiende esa misma crítica a George W. Bush. Latino Mutherfucker recrea las vivencias de un latino en Nueva York. Y así, hasta un total de 13 canciones mezcladas por Karkis y repletas de sorpresas.


Noticias recientes

Creedence Clearwater Revival, Willy and the Poor Boys DISCO RECOMENDADO: Creedence Clearwater Revival - Willy and the Poorboys
Viernes, 2 Noviembre, 2018 - 16:06
Eddie Lang Guitarristas: Eddie Lang
Jueves, 25 Octubre, 2018 - 12:27
James Burton GUITARRISTAS: JAMES BURTON
Martes, 21 Agosto, 2018 - 12:47
Brothers and Sisters The Allman Brothers Band DISCO RECOMENDADO: "Brothers and Sisters" - The Allman Brothers Band
Miércoles, 8 Agosto, 2018 - 20:07