• warning: preg_match(): Compilation failed: regular expression is too large at offset 69574 in /usr/home/guitarrista000/www/includes/path.inc on line 251.
  • warning: preg_match(): Compilation failed: regular expression is too large at offset 69574 in /usr/home/guitarrista000/www/includes/path.inc on line 251.
  • warning: Invalid argument supplied for foreach() in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/query.inc on line 933.
  • warning: Invalid argument supplied for foreach() in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/query.inc on line 908.
  • warning: Invalid argument supplied for foreach() in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/query.inc on line 933.
  • user warning: You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'FROM twitter twitter LIMIT 0, 5' at line 2 query: SELECT FROM twitter twitter LIMIT 0, 5 in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/view.inc on line 807.

  Música  

Icon Lun, 25/06/2018 - 14:19
Johnny Smith - Easy Listening

DISCO RECOMENDADO: Johnny Smith - Easy Listening

Johnny Smith (25 de junio de 1922 – 11 de junio de 2013), tuvo su apogeo en la década dorada de los 50, cuando era considerado uno de los guitarristas más versátiles del momento, especialmente después de su álbum “Moonlight in Vernon”, LP de los más populares en las listas de jazz de 1952, en el cual participaba Stan Getz. Además, también será recordado por ser el compositor del tema “Walk don´t run” que popularizó Chet Atkins y, posteriormente, el grupo instrumental The Ventures.

En 1960 se retiró de la escena pública, pero dos años antes graba este disco junto a Charlie Mastropaolo, a la batería, y George Roumanis como contrabajista, un disco desapercibido pero con unos registros melódicos bellos y dignos de manual.

Simplemente con la preciosa lectura del clásico “When I fall in love”, en la que se puede apreciar la manera en que dibuja la melodía con acordes, ya se rentabiliza el disco, esa es la línea general del compendio de canciones: Standards interpretados elegantemente, fáciles de escuchar, como sugiere el título del trabajo.

“It Might As Well Be Spring” sigue manteniendo el ritmo pausado de la primera canción, con una introducción en la que los armónicos parecen querer imitar un tintineo primaveral.


Aporta un toque cool, a la vez que acelera el ritmo en la siguiente canción “I Didn't Know What Time It Was”, tema que han interpretado artistas tan grandes como Charlie Parker, Artie Shaw o Benny Goodman, entre otros.

Además de standards de jazz, también se atreve con una canción perteneciente al folklore popular, “Black is the color”, en la que prescinde de los otros instrumentos, realiza la melodía con notas individuales y, posteriormente va armonizando la canción.

Muchas de las piezas clásicas que son consideradas standards dentro del jazz tienen su origen en bandas sonoras de películas populares, como es el caso de “Like Someone in Love” que antes interpretaron bestias de la pantalla y la música, como Dinah Shore o Bing Crosby, y en la que Smith realiza una interpretación que hace anhelar los tiempos en los que la música comercial y la calidad iban cogidas de la mano.

Otra de esas canciones inmortales, de origen cinematográfico es “You Don't Know What Love Is”, con una lectura tremenda, emocional y melancólica, un terreno en el que Johnny Smith es un autentico maestro, algo que queda palpable también en “Isn't It Romantic” y “I Can Remember Corn Fields”.


Una de las cualidades que más se aprecian en la interpretación de Smith es que hace que la guitarra suene como si fuese lo más sencillo y natural del mundo, pareciendo que lo difícil está al alcance de cualquiera, prueba de ello es, por ejemplo, su versión de la conocidísima “A Foggy Day”, que hace sonar redonda.


En la recta final interpreta otra canción perteneciente a la música popular, “Scarlet Ribbons”, donde vuelve a demostrar que sabe manejar los armónicos, aunque personalmente le prefiero cuando se acerca más al jazz que al folk, como en “People Will Say We're In Love” y sobretodo en el registro más melódico, con el que cierra el disco del mismo modo que lo empieza, siendo la última elegida la eterna “The Nearness Of You”.


En definitiva: Un disco fiel a su título, fácil de escuchar, válido para tenerlo como música de fondo, como terapia de relajación o simplemente para escuchar a un guitarrista brillante e injustamente olvidado.