• warning: preg_match(): Compilation failed: regular expression is too large at offset 69574 in /usr/home/guitarrista000/www/includes/path.inc on line 251.
  • warning: preg_match(): Compilation failed: regular expression is too large at offset 69574 in /usr/home/guitarrista000/www/includes/path.inc on line 251.
  • warning: Invalid argument supplied for foreach() in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/query.inc on line 933.
  • warning: Invalid argument supplied for foreach() in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/query.inc on line 908.
  • warning: Invalid argument supplied for foreach() in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/query.inc on line 933.
  • user warning: You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'FROM twitter twitter LIMIT 0, 5' at line 2 query: SELECT FROM twitter twitter LIMIT 0, 5 in /usr/home/guitarrista000/www/sites/all/modules/views/includes/view.inc on line 807.

  DIY  

Icon Mié, 20/04/2016 - 15:31 Icon - 3 comentarios
Aspectos generales sobre “El Alma“

Aspectos generales sobre “El Alma“

En este artículo vamos a mostrar en líneas generales lo que es el alma y su función. También veremos los diferentes tipos que hay, y las características de cada uno.

El alma es un elemento (generalmente una varilla o barra metálica), que se coloca longitudinalmente en el interior del mástil. Esta pieza cumple una función clave en el correcto ajuste del instrumento, ya que su misión es la de contrarrestar la tensión que ejercen las cuerdas sobre el mástil y hacer que este sea más estable.

Al principio, las almas de los mástiles eran simples barras de acero que no permitían su ajuste. Como en el caso de las famosas guitarras acústicas Martin, que no introdujo el alma ajustable hasta 1985, hace relativamente poco tiempo. En la actualidad, prácticamente todas las almas son ajustables. A excepción de algunas marcas  que montan almas de fibra de carbono fijas.

En la siguiente foto podemos apreciar los tres tipos de alma que la marca Martin ha ido incorporando a sus mástiles.



Imagen1

Hasta finales de los años 60 montaba un alma fija no ajustable, que consistía en una barra de acero en forma de “T”. Esta fue sustituida por un cuadradillo hueco que seguía siendo no ajustable. En la marca eran reacios a incorporar el alma ajustable con la tuerca en la pala, ya que para poder tener acceso se requería hacer un vaciado en la madera y la zona quedaba debilitada, como ocurría con las acústicas Gibson. Al final en 1985 empezaron a montar almas ajustables con el acceso por la boca de la caja.

Alma de fibra de carbono no ajustable
Imagen2

El alma ajustable es la que nos permite regular  la curvatura del mástil. Aunque las hay de múltiples formas, básicamente hay dos tipos de alma ajustable. Las que se conocen como de “acción simple” o tradicional y las de “doble acción”.



Imagen3


El Alma de Acción Simple


El alma de acción simple, que es el sistema tradicional que lleva la inmensa mayoría de las guitarras de serie, consiste en una varilla que en un extremo lleva un tope y en el otro una tuerca. El funcionamiento de este tipo de alma es bastante simple. La varilla no es recta, sino que tiene una curva cóncava con respecto al diapasón, y va alojada en un canal que también tiene esa forma cóncava como se puede ver en la foto. De este  modo, cuando apretamos la tuerca la varilla se tensa y tiende a ponerse recta enderezando el mástil, y cuando aflojamos la tuerca, la varilla se destensa y añadimos curvatura al mástil.

El inconveniente de este sistema es que puede llegar a ocurrir que un mástil se deforme de tal manera que con la tuerca de la varilla completamente aflojada, el mástil quede recto o ligeramente convexo y ya no podamos añadir curvatura, ya que el alma llegado este punto deja de actuar. Lo cual puede llegar a suponer un verdadero problema.


Imagen4



El Alma de Doble Acción

El  alma de doble acción es un sistema  compuesto por dos varillas, o una varilla más una barra, que van una encima de la otra. A diferencia de las de acción simple, estas son completamente rectas y van insertadas en un canal también recto, paralelo al diapasón. Una de las varillas es fija y la otra es la que se enrosca. La ventaja de este sistema es que podemos corregir la curvatura del mástil en ambos sentidos.

Es decir, tendríamos una especie de “punto cero“ por así decirlo, y al contrario de lo que ocurre con el alma tradicional, partiendo de ese punto cero podemos hacer que el alma actúe en ambas direcciones. En este ejemplo lo vemos más claro. La primera foto sería el punto cero, con las dos varillas rectas. Según en que dirección giremos la tuerca será la varilla superior o la inferior la que se curve llevando el mástil hacia un lado u otro.



alma 5


Como ya hemos visto, el alma se ajusta mediante una tuerca o tornillo situado en uno de sus extremos. Los hay de varios tipos : Tornillo de allen (en la mayoría de los casos), tuerca, tornillo tipo “vintage” o una especie de tuerca redonda con agujeros. Sea cual sea el sistema debemos asegurarnos de que la llave que utilizamos es exactamente de la medida que corresponde al tornillo.

Esto es muy importante, ya que si no es exacta, podemos “redondear” la cabeza del tornillo o tuerca y este quedará inservible. A veces no es fácil encontrar la llave adecuada. En la típica ferretería de barrio encontraremos sin problemas llaves para tuercas y tornillos fabricados con el sistema métrico decimal. Sin embargo, el tornillo que nos encontraremos, con bastante frecuencia habrá sido fabricado con el sistema "Inglés" basado en pulgadas.

Si al apretar la tuerca o tornillo notásemos que va muy duro debemos  tener cuidado y no insistir. Lo mejor es aflojar y lubricar con grasa de litio, nunca con aceites ni líquidos tipo “aflojatodo“  que pueden terminar filtrándose entre la laca y la madera y crear manchas imposibles de quitar.


Imagen6

El ajuste del alma, en general, no suele ser algo complicado. A no ser que el mástil tenga una curvatura exagerada, o que la propia alma tenga algún problema. En cuyo caso es recomendable acudir a un profesional. A pesar de no ser una operación difícil, si que requiere hacerse con el máximo cuidado y precaución.

Una de las peores cosas que nos puede pasar con la guitarra es partir el alma o pasarla de rosca. Supondría una reparación muy costosa, que en guitarras de bajo o medio coste, posiblemente ni siquiera valdría la pena.

Por último, no debemos intentar ajustar el mástil de una sola vez. Sobre todo si tiene una curvatura muy pronunciada, es aconsejable girar un poco el alma, esperar unas horas y volver a  ajustar.

Un saludo,
Luis Esteve

 

 

 

Comments
Eduar Jue, 19/05/2011 - 15:50
Imagen de Eduar
Bien explicado y bien ilustrado¡¡¡
Marvin Green Jue, 19/05/2011 - 10:35
Imagen de Marvin Green
de lujo! gracias.
KOBA Jue, 19/05/2011 - 07:09
Que sencillito y bien explicado te ha quedado... Muchas gracias.